Reseña de Rara Avis, por Karla Castillo Villapudua.

 

El libro Rara Avis coordinado por el Mtro. Julián Beltrán profesor de tiempo completo de la Facultad de Humanidades y Ciencias Sociales de la UABC campus Tijuana, es una obra clave en la reflexión contemporánea sobre nuestra relación con los otros, vaya decir con la otredad: “En esta obra colectiva, una primera indagación irá en pos precisamente de esa rara avis que es para nosotros la alteridad”. (Ramos, 2021).

De inicio, El Dr. Mauricio Ramos con una escritura lucida y precisa elabora una radiografía realista sobre el trayecto de decadencia y falta de compromiso social hacia los grupos minoritarios. Partiendo de la tesis del filósofo italiano Gianni Vattimo, el profesor Ramos reflexiona cómo el pensamiento débil ha influido en cierta forma de concebir y relacionarnos en los desvaríos de la posmodernidad. Con una reflexión profunda, el filósofo Mauricio Ramos “pretende cuestionar la sinrazón de marginar a toda suerte de minorías, bajo el peso de prejuicios, miedos o resentimientos. Bien podría plantearse que no poseemos la preparación ni la infraestructura apropiadas a las necesidades de los antes marginados, pero esto sólo mostraría negligencia e indiferencia velada, cuando no, un franco rechazo a los extraños”.

La Dra. Valeria Valencia y el Mtro. Julián Beltrán son los autores del texto “El ‘Otro’ es purépecha, yo no.”, el cual argumenta que el uso de la palabra ‘dialecto’ como marcador de racialización lingüística, está permeado a partir de jerarquías lingüísticas dominantes que vituperan o marginan a las lenguas de acuerdo a categorizaciones políticas y marcadores de poder. Al respecto el Dr. Ramos anota:

“De esta manera se distingue a las lenguas entre sí y por consecuencia, entre sus hablantes; contrastando los grupos de hablantes de acuerdo con una escala de prestigio. Una de estas manifestaciones jerarquizantes es el uso de la palabra ‘dialecto’ para denominar a las lenguas indígenas en general, en contraste con las lenguas colonizadoras, las cuales conservan su estatus de “lengua” y son habladas por los grupos dominantes”. (Ramos, 2021).

De lo anterior podemos observar, cómo algunos hablantes de purépecha, hacen uso del término dialecto, para referirse a su propia lengua, y en cambio, usan la noción “lengua” para referirse sobre todo a las lenguas procedentes de prácticas colonizantes como es el caso del español, inglés y francés. En este sentido el uso de la palabra dialecto se puede entender como un dispositivo orientado en discriminar o racializar a los hablantes de lengua indígenas, estigmatizándolos bajo el otro desconocido o menor que no entra dentro de las denominaciones jerárquicas de las “altas” lenguas, y que de cierta manera marcan o clasifican con marcadores de identidad y huella cultural.

 

Por su parte, el texto denominado “Notas sobre Octavio Paz”, escrito en conjunto por el Dr. Francisco Javier Hernández Quezada y la Dra. Valeria Valencia Zamudio, los autores se embarcan en la curiosa tarea de rastrear algunos de los aspectos más relevantes en la primera etapa ensayística del escritor mexicano con el objetivo de sacar a luz sus primeras meditaciones en torno al tema de la otredad: “constituida por los libros El laberinto de la soledad (1950) y El arco y la lira (1956): “nos referimos, en concreto, a los temas de la identidad y el espacio geográfico, la otredad y la frontera y, por último, la vinculación entre el contexto social, el discurso y el espacio cultural”. (Ramos, 2021). De esta forma, los autores indagan sobre los aspectos multiculturales como lo son la identidad y vida de los pachucos en Estados Unidos, el deseo de dejar ser ese otro mexicano para adoptar el personaje o la máscara de una identidad radical que de cierta manera protesta ante los estereotipos dominantes de una cultura que se presenta como superior.

En el capítulo Música de balas:  El teatro social de Hugo Salcedo Julián Beltrán Pérez y Francisco Javier Hernández Quezada los autores abordan una de las temáticas esenciales del dramaturgo mexicano Hugo Salcedo: la violencia cotidiana.  Centrado, sobre todo, en una visibilización constante de las injusticias e inequidades de un México violento que  ha normalizado la atrocidad en los distintos escenarios de comunicación, llevándolo a un punto en que cada acto violento no resulta para nada extraño. En contraste, esta disputa entre el teatro y la vida, representan las múltiples dinámicas de sobrevivencia de diversos actores que sobreviven al gran torrencial de desigualdad y precariedad en el México contemporáneo: “Hugo Salcedo, no escapa ante tal compromiso y desde aquel glorioso año de 1989, en que fuera galardonado con el premio Tirso de Molina en España por su obra “El viaje de los cantores”, no ha dejado de explorar los vicios humanos para proponer un teatro de la vida”. (Ramos, 2021).

Por último, el capítulo El ideario de Rubén Vizcaíno Valencia del Mtro. Víctor Soto Ferrel, narra alguno de los aspectos biográficos de Rubén Vizcaino y su arribo al norte de México. Inicialmente, el Mtro. Soto aborda los primeros encuentros intelectuales con filósofos como Samuel Ramos y Francisco Luna Arroyo. También nos cuenta esa gran curiosidad de Vizcaino por visitar los principales escenarios de la clase intelectual a inicios del siglo XX, como lo son los cafés literarios, las exposiciones, conferencias, y demás eventos donde asistían los grandes pensadores de ese tiempo. De su llegada a Mexicali, y su adhesión al periódico el Mexicano, el Mtro. Soto tiene demasiados datos precisos, dignos de tomar en cuenta para la historia intelectual y literaria de las nuevas generaciones. Al respecto el también poeta afirma “A su teoría sobre esta región del país la llamó La Californidad, que dio origen a la Editorial Californidad, en un momento en el que se crean también, el Programa Cultural Fronterizo, la Escuela de danza clásica de Tijuana, y cuando, Fernando Sánchez Mayáns, obtiene el Premio Nacional “Juan Ruiz de Alarcón” por Las alas del pez”. (Soto, 2021, p. 129).

En suma, Rara Avis, nos ofrece una perspectiva múltiple, donde los diversos contrastes de la fatalidad humana aún se vuelven presentes en nuestras relaciones cotidianas, en esa falta de sensibilidad que aún en tiempos de pandemia, no hemos sido capaces de meditar a tal nivel de profundidad que promueva cambios concretos. Esta obra, sin lugar a dudas, nos invita a pensar, pero sobre todo, nos comunica la urgencia de actuar con el otro de una manera amorosa y distinta, porque al final de cuentas todos formamos parte de este planeta, y cada mínimo acto de amabilidad y apoyo, hace de este mundo un lugar más habitable.