Mónica Morales Rocha

Escritora, docente universitaria y promotora cultural nacida en Irapuato, en 1976. 

Es autora de los poemarios Letras Des-amor-dazadas (2009), Nombrarlo Todo (2015)

Notas al Pie (2017), Rómpase en caso de… (2019). Ha participado en diversas antologías nacionales e internacionales.

¿Cómo llega la poesía a tu vida?

 

Primero, como una posibilidad de lenguaje. Ante circunstancias de mi vida, significó una ruta de escape y salida de emergencia para ideas y sentimientos para los que no encontraba otra forma de nombrar o expresar. Después se volvió un lente para ver el mundo y la vida. Melodía para acompasar mis pasos. Y, casi casi, un vicio.


¿Qué podemos comunicar a partir de un poema?

 

Creo que prácticamente cualquier cosa; cualquier tema que nos resulte necesario nombrar.

¿Consideras que la filosofía cabe dentro de la poesía? ¿Por qué?

 

Sin duda. En tanto la poesía es una posibilidad de lenguaje, los temas, cuestionamientos, motivos y saberes filosóficos pueden anidarse entre las imágenes que la poesía permite construir. Es un ámbito muy propicio, diría yo.

¿Cuál ha sido tu experiencia más gratificante en la poesía?

 

Creo, en primer lugar, la posibilidad de conocer personas extraordinarias y sorprendentes a lo largo de los años. Cultivar amistades entrañables a partir de los espacios y oportunidades que la poesía me ha presentado, es lo más enriquecedor.

 

Segundo: la fascinación por las palabras. Como lectora, sobre todo. Los hallazgos en las páginas que me han volado la cabeza y se han convertido en parte de mi vida.

 

Y, finalmente, las publicaciones de mis libros, que han sido experiencias muy gozosas, viajes emocionantes en muy grata compañía.

¿Qué relación encuentras entre la poesía escrita actualmente con el momento histórico y social que vivimos?

 

Puedo responderte en tanto a poesía de mujeres, que es lo que más leo en los últimos tiempos (precisamente por el contexto histórico y social que vivimos). Y me resulta fascinante esa relación dialéctica entre las palabras y la realidad de las mujeres. Lo celebro y estoy expectante de lo que se escriba en los próximos años.

¿La poesía es un rescate de uno mismo?

 

Puede serlo. A nivel personal (a conciencia o no), puede serlo; es decir, como búsqueda concreta a la hora de escribir o como resultado del ejercicio literario mismo, por lo luminosa que es.  En la gran foto, sin embargo, con el paso del tiempo, me parece, trasciende como algo mayor, social y culturalmente.


¿Qué elementos consideras importantes a la hora de escribir poesía?

 

En lo personal, la lectura. La investigación, incluso, de los temas que nos interesan y de la poesía misma. Mantener el ejercicio continuo de la escritura, como un hábito que nos vuelve más afinados en la expresión de las ideas y emociones. 


¿Cómo es tu proceso creativo de poeta?

 

A partir de ideas que surgen todo el tiempo, selecciono las que me resulten más interesantes, por el reto que impliquen o por la novedad de los escenarios a los que me orillen… y me enfoco en ello: investigo, leo, establezco un índice a manera de mapa y me dedico a andarlo. Escribo mucho. Leo en voz alta lo escrito, hasta quedar convencida del sonido y el ritmo; de la claridad en las imágenes. 

 

Cuando no estoy con un proyecto poético concreto, escribo todos los días algo: algunas líneas, estrofas, ideas. Twitter me ha resultado muy útil, por el ejercicio de síntesis al que te obliga. El punto es no dejar de escribir, estar siempre dispuesta (y disponible) a la poesía.

¿La poesía es para todos?

 

Como es mi género literario favorito, quisiera decirte que sí, desde la entraña: sí. Pero, también creo en el derecho a disentir. Respeto sinceramente a quien diga lo contrario, a quien la niegue como forma de vida. Creo que existen, con todo derecho y dignidad, quienes te dirán que no, y es totalmente válido.

¿Cuáles son las voces poéticas que te abrieron las puertas a esta rama de la literatura?

 

Creo que como a muchas de mi generación, en estas tierras lejanas del centro, en tiempos pre-internet, fueron poetas hombres: Jaime Sabines, Pablo Neruda, Rubén Bonifaz Nuño… Federico García Lorca; a quienes disfruté muchísimo. Afortunadamente, gracias a las búsquedas personales y sociales, hoy tenemos al alcance de la mano y la mirada una oferta mucho más diversa, pero no podemos negar el mérito a quienes nos abrieron la puerta del corazón lector.

¿Qué poeta recomiendas para comenzar a leer poesía?

Como mujeres, me parece, es importante leer a escritoras, es muy revelador y luminoso leer poesía donde es posible coincidir y encontrarnos; desde nuestra mirada y experiencia sobre el mundo, en nuestra voz. Me gusta mucho la argentina Alfonsina Storni, por su obra poética y por su manera de plantarse ante la vida y la sociedad de su tiempo. Otra recomendadisima es Wislawa Szymborska, la premio nobel polaca, por su sencillez de profundidad estremecedora. Y no puede faltar nuestra Rosario Castellanos, para leerla entera y entender mucho de quiénes somos aún en este tiempo, las mujeres mexicanas.