cuídame del mundo y su roce descarnado

cuídame de la luz y su fenómeno nostálgico

cuídame del aire y sus cavidades futuras

cuídame del agua y su prisión de espejos

cuídame de la tierra y su piel de bestias

cuídame del fuego y su implante de piedra

cuídame del sol y su mortal insistencia

cuídame de la lluvia y su portal de arena

cuídame de las esquinas circulares del universo

cuídame de las entrañas alteradas del musgo

 

cuídame de mí

de esta carne que me pronuncia lejana

 

cuídame de mí

del extravío al cielo oscuro de labios sellados como amapolas prematuras

 

cuídame de mí

de la locura amotinada en el silencio luminoso de la primavera escrita en mi frente

 

cuídame de mí

cuídame de mí

cuídame de mí

 

entonces

el fuego tuyo

haciéndose un adentro

en el espacio

que en mí es silencio

y luego el humo

la violenta ceniza

en los ojos del aire

como la visión del animal herido

que con su suave llanto

te arrancará los labios

 

  

diluyo el instante

en las venas lentas del tiempo

para pausar el respiro

de las horas frágiles

 

tú eres noche

saliste

de entre la cabellera brillante

de la gente

y me diste un nombre

para caminar contigo

 

 

no volví de aquella madrugada

 

soy silencio en un país de fantasmas

 

 

te escribo

desde un tiempo muerto

desde la lengua caída

de este relato

que no narrará la historia

de nuestros cuerpos

en  con  tra  dos

 

te escribo

desde el punto final

de un lenguaje espinado

un lenguaje de plomo

que aplasta estas alas

que son mis brazos

 

te escribo

desde la llanura adormecida

que no contempla más al relámpago

 

te escribo

para desmentir el llanto

 

 

lágrima dentada

habita la nuca

del delirio

que nos comparte

 

intentamos el gesto

de ave pacífica

para hacer brotar

de nuestros pechos

la verdadera danza del humo

 

 

 

rotura lengua

palabra fétido

sustancia herida

alfileres adentro

 

ardió bifurcación

hondos pozos

se extendieron

sobre el dolor nuestro

 

sombra inconclusa

tú cantas donde no hay hueco

 

Nancy García Gallegos es poeta, investigadora, tallerista e improvisadora vocal. Estudió la maestría en Literatura Hispanoamericana en la Universidad de Guanajuato y la Universidad de Buenos Aires. Parte de su obra poética ha sido publicada en las antologías: Voces abiertas (Instituto Cultural de Aguascalientes, 2005), Contorno del fuego (Instituto Cultural de Aguascalientes, 2003), Las avenidas del cielo (UAA, 2017) y en diversas revistas en línea e impresas de España, México y Puerto Rico. Actualmente coordinada talleres enfocados en el desarrollo de procesos creativos para la escritura en diversos centros culturales y de manera independiente.