Sin evocar la memoria

las horas van nutriendo

servicialmente el hambre de ser tiempo

irrigando en las raíces del cuerpo

un insulso relente de hastío.